jueves, 30 de julio de 2009

No soy un friki, soy un coleccionista

Dejamos a ustedes esta entrevista que realizó el diariomontanes.es a Luis Miguel Alonso, que posee la cuarta mejor colección de Star Wars del mundo -reconocida oficialmente-.


-¿Qué tiene Star Wars para impresionar tanto a un niño de dos años hasta el punto de convertirle en el coleccionista que es usted hoy?
-El miedo a Mogly y a Peter Pan, lo prometo. Quisieron llevarme al cine a ver esas películas y fue imposible. No me gustaba nada Disney y hoy me sigue sin gustar; están empeñados en que alguien muera o lo pase mal para que los niños lloren y se sienta más cercanos al protagonista. Al ver ese rechazo hacia Disney, probaron con Star Wars y a con esa sí que accedí a entrar en el cine. Esa primera imagen del 'destructor' volando por encima de mi cabeza me dejó tan impactado que despertó en mí esa admiración por el universo Star Wars.
-¿Se puede ver esta saga a cualquier edad?
-Sí. Si te das cuenta es una película en la que a pesar de su nombre, Guerra de las Galaxias, no hay violencia, no hay sangre, no hay escenas de sexo implícito. Yo la considero apta para todos los públicos, una película para ver toda la familia y en la que creo que enseñan muchos valores como el compromiso, el honor, la lealtad, la amistad o el respeto hacia los demás.
-¿Recuerda con qué pieza comenzó su colección?
-Sí, claro. Con un muñequito del año 77, es un soldado imperial de la Estrella de la Muerte que está aquí en la exposición y con una Princesa Leia.
-¿Qué vamos a poder ver en esta exposición?
-Desde miniaturas de micro machine hasta infinidad de figuras Kenner/Hasbro del año 1977 hasta las últimas de las películas más actuales, merchandising comercial procedente de todo el mundo, multitud de naves, estatuas, bustos, cascos originales de la película, réplicas de trajes originales de la saga, el tercer borrador del guión del episodio cuatro y muchísimas otras cosas. La gente tiene que venir a verlo.
-¿Cuál es su película favorita?
-'El Imperio Contraataca'. Yo creo que si Star Wars hubiese sido solo 'El Imperio Contraataca' ya hubiese sido suficiente, aunque las demás también han estado muy bien
-¿De dónde proceden las piezas?
-Hay muchas que en España no se encuentran porque aquí llegaba muy poco y sigue llegando muy poco. Tengo piezas de Japón y de muchos otros países europeos, pero la gran mayoría procede de Estados Unidos.
-¿La colección continúa?
-Sí. La colección continúa pero a un ritmo más lento. Ahora mismo vamos al compás de la crisis. Hubo un momento en el que llegué a asustarme porque no podía seguir acumulando tantas cosas en casa. Además de la colección me planteo muchos otros proyectos en mi vida. Yo no me reconozco como un friki enfermizo que tenga que tenerlo todo, con todas las variaciones, todo los tamaños. Yo quiero que el muñeco esté bien, en buen estado. Repito que no soy un friki, soy un coleccionista; me encanta mi colección pero si llegara un momento en el que tuviese que deshacerme de ella por necesidad, lo haría. Hay otras prioridades en mi vida. He conocido a gente realmente enferma con Star Wars y no quisiera llegar a eso.
-¿Cómo fue para un fan como usted poder participar como actor en el episodio 2 y 3 de la saga?
-Fue increíble. Mi papel es el de un soldado que aparece unos 30 segundos, pero cuando llegas a Sevilla y ves todo ese montaje no puedes cerrar la boca. Te miras, te tocas y te vuelves a mirar la ropa que llevas puesta. Y luego, cuando pasa por delante R2D2 me puse a llorar como un niño. En ese momento te dices: Luismi eres un licenciado en arte dramático, eres un adulto... Pero la emoción es incontrolable. Durante mi infancia, en cierto modo complicada, me refugié mucho en Star Wars y luego en la edad adulta, encontrar un refugio como este también es muy bueno.
-A lo largo de estos 30 años de coleccionismo habrá variado mucho la forma de hacerse con las piezas. Ahora mismo Ebay será una herramienta básica en su labor.
-Por supuesto. Ahora mismo, en Ebay puedes encontrar todo. Antes del boom de las nuevas tecnologías, viajaba y aprovechaba mi estancia en otros países para buscar piezas. He vivido en Londres, Nueva York, Nápoles, Brasil. Luego, aprovechaba viajes de amigos para encargarles cosas que veía en revistas de importación que venían de Estados Unidos. Ahora El Corte Inglés está haciendo un grandísimo esfuerzo para traer todo lo que hay en el mundo y no lo ha hecho nadie antes en Europa. Siempre he buscado alguien que me financie estas exposiciones porque me gusta que la gente pueda disfrutar de lo que yo tengo en mi casa. El Corte Inglés apostó por esto e hicimos una experiencia piloto en Madrid. Funcionó genial y nos fuimos a Valencia. 250.000 personas visitaron la exposición en esa ciudad. Espero que en Cantabria el listón quede mucho más alto. Aquí me siento como en casa porque mi familia desciende de Reinosa y me hace mucha ilusión que los cántabros puedan disfrutar de mi colección. Me voy con un poco de mal sabor de boca por no haber tenido el tiempo suficiente para haber montado la exposición como yo quisiera, pero estoy trabajando en un montaje teatral y tengo que irme a Madrid.
-¿Te encargas personalmente de montar las exposiciones?
-Generalmente sí. En Valencia me pasé 48 horas sin dormir preparando la exposición. Yo me meto dentro de la historia y trato de crear ilusión en la gente. George Lucas ha sido el creador, me ha dado las piezas y yo trato de armar un puzzle buscando las sensaciones de la gente. Me considero un artista porque trabajo para crear, para dar ilusiones y a través de la exposición aporto mi visión personal de esta historia tan fascinante. Star Wars es arte es la esencia del cine de muchos creadores; es la esencia del cine de Kurosawa, del western, de las historias de los buenos y los malos de toda la vida.
-El día 29, cuando cierre la exposición en Santander, ¿cómo se prepara la vuelta a casa?
-Con mucho cuidado. Lo que pasa que esta vez no nos vamos a casa sino que nos detenemos primero en otra exposición, que creo que será en Madrid. Da un poco de pena recoger, volver a meter las piezas en sus bolsas y llevártelas de vuelta a casa, pero mi satisfacción es saber que la gente ha disfrutado con ello. Quizá esta estancia en Santander se haga corta, pero lo bueno si breve dos veces bueno. Yo espero volver de nuevo a Santander con más Star Wars.


4 comentarios: